Talavera de la Reina

Existen pruebas de cerámica romana realizada en Talavera de la Reina, si bien la industria del barro proviene, en cuanto a la decoración, de la tradición musulmana. Con la llegada del cristianismo los ceramistas talaveranos se adaptaron a las nuevas formas, incorporando la iconografía humana a las lozas. Es con la llegada del ceramista Jan Floris, desde las provincias de Flandes, cuando en Talavera se adquieren los modos y métodos que se utilizaban en la loza de Delft en Holanda

La cerámica ha sido tradicionalmente una de las actividades económicas más importantes de la ciudad. Por ejemplo, fue incluida por el rey Felipe II en el monasterio de El Escorial, en el que existen multitud de piezas cerámicas de esta localidad de la época de 1500. Esto hace que todos los palacios y monarquías europeas tengan a la cerámica de Talavera en la misma categoría de la de Delft o Sèvres. 

Existen varios tipos de cerámica de Talavera, según las épocas y motivos, aunque destaca la típica cerámica de serie blanca y azul que imita los colores oficiales de la ciudad. 


 

Continuar